Sin categoría

Supply Chain: ¿Sobrevivirá tu empresa al 2020? ¿Cuál es el Factor 1/R de tu organización?


Con la desescalada empieza la nueva y dura realidad: la caída de la actividad y la incertidumbre asociada a las disrupciones actuará como una auténtica trituradora de empresas en los próximos meses.

¿Qué determinará la supervivencia de las empresas y en especial de los operadores logísticos? Básicamente, su capacidad de RESILIENCIA. La Resiliencia Empresarial es la capacidad de una organización de absorber el impacto de una interrupción del negocio y continuar proporcionando un mínimo nivel de servicio aceptable. Pero ¿cómo podemos saber si somos o no una organización resiliente? ¿cómo debemos prepararnos para ello? Aquí entra en juego el Factor 1/R, que justamente nos sirve para medir el grado de Resiliencia. Mejorar este factor, nos permitirá mantener nuestra operativa en momentos de disrupción, con una mejor respuesta. Pero además será un requerimiento prioritario de todo gran cliente hacia sus proveedores: nuestros clientes exigirán a partir de ahora un Factor 1/R óptimo que les asegure que sus negocios no sufrirán ante un cambio disruptivo porque sus proveedores logísticos están en condiciones de garantizar la continuidad del negocio.

Para incrementar la Resiliencia, necesitamos actuar sobre todos los subfactores que la componen:

R = R1 + R2 + R3 + R4

R1  = Business Continuity, Gestión de la Continuidad de Negocio (BCM)

R2 = Grado de Digitalización

R3 = Flexibilidad operativa

R= Salud Financiera

La Gestión de la Continuidad de Negocio (BCM) es la capacidad estratégica y táctica de una organización para planificar y responder a incidentes e interrupciones comerciales, y poder continuar las operaciones comerciales a un nivel predefinido aceptable. Por lo tanto, vemos que la continuidad de negocio o Business Continuity, es clave para la Resiliencia empresarial. Sin una sistemática establecida, difícilmente tendremos capacidad de respuesta. Existen distintas opciones de implementación y certificación (CBI, DRI, ISO 22301) que garantizan disponer de planes de continuidad altamente efectivos y reconocidos.

El grado de digitalización, o mejor dicho, el grado de transformación digital, es la capacidad de un negocio de generar valor al cliente a través del uso de determinadas tecnologías. Este valor permite una respuesta más ajustada y rápida a una disrupción del negocio. Por ejemplo, si nuestro proveedor logístico nos permite trazabilidad en todo momento de nuestro envío, y además nos permite monitorizar datos como la humedad o la temperatura del producto enviado, probablemente seremos capaces de detectar antes cualquier problema y avanzarnos a una posible disrupción.  O por ejemplo si conocemos en tiempo real el stock de un cliente, podemos predecir mejor la demanda y hacer frente a riesgos sobrevenidos. Por lo tanto, a mayor grado de digitalización, mayor Resiliencia.

La flexibilidad operativa mide la adaptabilidad a entornos de mayor volatilidad e imprevisibilidad. Las estructuras jerarquizadas, los costes operativos ineficientes, las unidades poco rentables, etc., deben ser foco de atención y de solución. Y aquí juega un papel muy importante la agilidad empresarial. Las empresas ágiles en sus decisiones, pero también en sus metodologías de trabajo, son más flexibles, y en consecuencia son más resilientes.

Y finalmente, la salud financiera hace referencia a disponer de unas finanzas saneadas. Haber saneado los balances a tiempo fue clave para aquellas empresas que supieron sortear la crisis del 2008. En plena ola de cierres, tuvieron capacidad de adquirir activos a precios de saldo, y reforzarse para la recuperación. Por lo tanto, una deuda contenida y bien gestionada evidentemente ayuda a la Resiliencia.

Con la ponderación de estos cuatro subfactores, podemos por lo tanto disponer de una visión bastante ajustada de dónde estamos en cuanto a Resiliencia se refiere. El factor 1/R es una muy buena herramienta de diagnosis, y nos permite orientar dónde debemos poner los esfuerzos para mejorar nuestra capacidad de contención de la disrupción del negocio. Esta exigencia con la Resiliencia, la deberíamos también exigir a toda nuestra cadena de suministro y a nuestros proveedores clave.

Probablemente estos días habrás oído hablar del ‘factor r’, en relación con la pandemia, y la importancia de mantenerlo por debajo de 1. Pues bien, el mantener un Factor 1/R per encima de 1, será un requerimiento por parte de los clientes, para protegerse ante las disrupciones. Vienen meses de curvas, de incertezas y de posibles nuevas disrupciones. Y estar preparado será imprescindible: aquellas organizaciones que entiendan la importancia de mantener su Factor 1/R a raya, tienen más garantías de supervivencia, y menos riesgo de ‘contagiarse’ de la crisis económica que nos llega. Diagnosticar el grado de resiliencia de tu empresa, a través del Factor 1/R, será sin duda clave para determinar cómo actuar y cómo ser más competitivo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.